¿SERÁ SOLAMENTE UNA PALABRA?

Les voy a confesar algo: en una ocasión conocí la libertad .

Fue cuestión de días, algún mes quizás, todo a mi alrededor parecía ir mal, pero yo me sentía mejor que nunca. Me enfrentaba a un problema de salud. Tenía miedo, pero sabía que tenía también la oportunidad de  tomar las riendas de mi futuro, me sentía libre para elegir, libre de verdad a pesar y gracias a que tenía un límite real. Esa libertad me exigía ciertos cambios. Mis límites se alejaron de repente, vi claro que los obstáculos que me había puesto hasta ese momento no existían sino en mi cabeza. El miedo seguía allí porque tenía que decidir muchas cosas. Tenía que dejar casi todo atrás, pero yo me responsabilizaba de aquello, sabía que nada iba a hacer que diera marcha atrás, quise darme la oportunidad de que mi vida dependiera sólo de mi. Claro que esto sólo lo puedes hacer en determinados momentos de la vida.

Ayer le pregunté a uno de mis hijos qué era la libertad para él y me dijo algo muy bonito:

“Para mí la libertad es hacer lo que me apetece pero sin pasarme. Por ejemplo, estoy en casa, cojo el balón, empiezo a jugar a futbol en el salón y decido bajar al porche a seguir jugando más tranquilo”.

Tengo que decir que en casa no está permitido jugar con el balón…

Creo que estarán de acuerdo conmigo en que sin la norma, en este caso la prohibición del balón en casa, no hay sentimiento de libertad.

Como dice Andrés Calamaro, “¿será solamente una palabra? La hermana hermosa, la libertad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s