La Mesa

Cada uno ocupaba su lugar en aquella mesa. El mismo día cada año, el 25 de Diciembre, todos se acercaban a pasar 24 horas en casa de la cabeza de familia.

Era una familia grande, construida alrededor de la tradición de aquella mesa. Siempre pensé que ninguno de ellos sería quien era si no fuese por aquel mueble con alma. De hecho era un integrante más de la familia. Nunca nadie supo explicar cómo había llegado hasta allí, quién la trajo, en qué momento de la historia familiar. Todos y cada uno de los que allí se sentaban tenían su lugar asignado, donde la mesa ordenaba, y no fueron parte de la familia hasta que no comieron allí por primera vez. Crecía a la par que la familia, por la noche, silenciosa, al ritmo del “dong” del reloj de la escalera, que estremecía a los recién llegados.

De hecho, era ella quien anunciaba la llegada de un bebé, amanecía más larga y evidenciaba la falta de una nueva silla.

No le gustaba cualquier ropaje y nunca podían faltar los candelabros, las jarras de cristal y plata, los centros de flores secas con su pálido colorido. La improvisación no estaba entre sus cualidades, por eso, mandaba que la vistieran con antelación. Y le gustaba esperar a que todos se fueran acercando a saludarla, a admirar su tamaño para esa noche, mostrando el nuevo hallazgo, quizás una pata nueva, quizás nuevas betas en su tabla.

Tenía una persona preferida, era su consentida, aquella que ocupaba el lugar central, seguramente el de su corazón, porque les prometo que esa mesa tenía corazón.

Cuando años después la casa se remodeló y trataron de cambiar de lugar el mueble, nadie la pudo mover, y al intentarlo descubrieron que sus patas se sumergían en la tierra gracias a sus raíces, y si uno las seguía en su camino, terminaban en las vides que rodeaban la casa, aquellas que nunca nadie supo explicar cómo habían llegado hasta allí, quién las trajo, en qué momento de la historia familiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s