Lejos

Antes de abrir los ojos ya sabía que el lugar en el que estaba era desconocido. El olor de las sábanas no era el de su casa, sentía los párpados pesados, de haber llorado durante la noche. No quería ver lo que había fuera, todavía no estaba preparada para ese día que tantas veces había imaginado con miedo, en realidad no lo estaría nunca, como nadie está preparado para un imprevisto inimaginable.

Sigue leyendo

Anuncios