Cuerpo-Mente

Al burlarnos de una niña en el colegio, una profesora me enseñó que los sentimientos también duelen en el cuerpo, le habíamos hecho daño. Tenía cuatro años y nadie me lo había explicado antes, yo no me había dado cuenta hasta entonces.

Y es que los sentimientos tienen su traducción en el cuerpo, algunos comunes para todos, otros elegidos por cada uno de nosotros.

Entre los comunes para todos y que explican los médicos están por ejemplo, la sudoración de las manos si nos ponemos nerviosos, el enrojecimiento de la piel de la cara frente a algo que nos inhibe, la aceleración del ritmo cardiaco en la impaciencia o el susto, la sensación de “nudo en el estómago” cuando estamos tristes o exigidos.

Sigue leyendo

Anuncios