El Olvido

¡Qué selectiva es la memoria! También lo es el olvido.

Quién no se ha sorprendido habiendo olvidado caras y nombres que solían ser tan familiares. Y quién no se sorprende cuando recuerda detalles que nunca hubiera pensado que seguían en su memoria. Puede ser imposible recordar la cara de un ser querido fallecido hace un tiempo, pero podemos recordar su olor, la sensación que nos embargaba cuando veíamos su sonrisa o recordar perfectamente sus palabras en un momento determinado. Podemos recordar canciones infantiles o de un anuncio publicitario y haber olvidado el nombre de nuestro osito de peluche.

Sigue leyendo

Anuncios