El Silencio

Sabemos que el silencio es la ausencia de sonido, sin embargo, respondiendo a esta definición, el silencio no existe cuando nos situamos en la relación entre las personas.

En la consulta psicológica el silencio tiene un papel muy importante, aunque variable para cada persona y para cada momento.

Si bien es cierto que el silencio no se puede interpretar por sí sólo, lo que lo rodea hace que éste tome un significado determinado.

Hay silencios que hablan así como hay palabras que no dicen nada. Hay silencios que demandan. Hay silencios que matan, otros que provocan. Hay silencios ligados a la impotencia, a la cobardía, a la prudencia. Hay silencios represivos. Hay silencios que liberan. Hay silencios que angustian.

Sigue leyendo

Anuncios

Coaching

Ha hecho aparición en el estanco mundo de la Psicología una metodología relativamente nueva en España, el Coaching.

Desde el mundo de la psicología, el Coaching está recibiendo muchas críticas, sobre todo acusándolo de intrusismo y de que para practicarlo no haga falta ser psicólogo. El debate se extiende en torno a su aparición (como una gran campaña de marketing de algo que ya existía) así como a su eficacia (parece que todo tiene que ser susceptible de ser medido). Todas las críticas a las que he tenido acceso vienen de la rama conductista de la psicología, esa rama que centra su atención en la modificación de la conducta y que invierte su tiempo en tratar de conseguir que la psicología sea considerada una ciencia (resulta difícil creer que lo subjetivo, lo que le ocurre a cada uno individualmente, pueda convertirse en una ciencia), y en manejar datos que evalúan su eficacia.

Sigue leyendo

Víctima

El problema de la infelicidad en nuestro tiempo parece una epidemia que va contra el sentido común. Esta infelicidad viene dada por el victimismo en el que se instalan muchos individuos. Llamamos victimismo a la actitud de considerarse y adoptar el papel de víctima.

Muchos de los sujetos que acuden a las consultas de los psicólogos con la queja de no estar contentos, o de no ser felices acaban descubriendo esta actitud frente a la vida o frente a la gente que les rodea y con la que conviven. Tomar esta posición puede ser una buena manera de conseguir aquello que desean: más consuelo, atención, mayor comprensión por parte de los demás, reconocimiento.

Sigue leyendo